Muchas veces tenemos la creencia de que una comida sabrosa no puede ser saludable. Con esta receta de ventresca de bonito cambiarás de opinión. El sabor de la ventresca acompañada de verduras de temporada convierte a tu comida o cena en un auténtico festival de sabor además de ser una receta rápida, rica y saludable. ¡No se puede pedir más! 

Emplatado ventresca bonito con verduras hecha al horno

Todos sabemos la importancia que tiene incluir el pescado en la dieta mediterránea. Es un alimento con tantas proteínas como la carne, rico en vitaminas y minerales y una importante fuente de Omega 3, ácidos grasos beneficiosos para la salud cardiovascular. Su ingesta debe ser de 3 a 4 raciones a la semana ya que es un alimento muy completo que, además, nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitamina D y del grupo B, yodo, potasio, hierro y calcio, entre otros nutrientes. 

La ventresca de bonito es un auténtico manjar. Es una parte del bonito ubicada en la parte inferior del pez, en la zona próxima a la cabeza. La denominación ventresca se debe precisamente a la cercanía que posee con respecto al vientre del pescado. Este corte carece de espinas por lo que es una pieza que hace las delicias de todos los miembros de la familia. Se suele elaborar al horno, asado o a la parrilla. Nosotros nos hemos decantado por hacerlo al horno acompañado de alguna de las verduras de temporada. 

Troceado champiñones

Para elaborar esta rica receta necesitas: 

  • Un lomo de ventresca de bonito.
  • Dos dientes de ajo.
  • Patata.
  • Espárragos trigueros.
  • Cebolla.
  • Aceite de oliva virgen extra. 
  • Perejil.
  • Sal y pimienta.

El tiempo necesario para su elaboración es de 30 minutos aproximadamente. 

Preparación ventresca bonito horno con verduras

Paso a paso 

  1. Lo primero que debes hacer es lavar bien la pieza para evitar encontrarte alguna escama. 
  2. A continuación, salpimentamos la ventresca y la colocamos en una bandeja apta para el horno.
  3. Una vez colocada la ventresca en el recipiente, colocamos a su alrededor la patata y la cebolla finamente laminada, ya que el pescado tarda poco en cocinarse, y si las hacemos demasiado gruesas es posible que se queden crudas. Salamos la verdura y regamos todos los ingredientes con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
  4. Precalentamos el horno arriba y abajo a 200o C. Una vez caliente ponemos la ventresca y las verduras que tardarán aproximadamente 15 minutos, dependiendo del grosor de la pieza de pescado. Es importante que sepas que cada horno es un mundo y que los tiempos pueden variar por lo que te recomendamos estar pendiente. 
  5. Mientras se cocina la ventresca, coge los espárragos verdes, que en marzo están en su punto óptimo y cocínalos en una sartén a la plancha con una pizca de sal y aceite.
  6. Una vez esté la ventresca, sírvela acompañada de la patata, la cebolla y los espárragos, y dale el toque final con una vinagreta de ajo y perejil y ¡a disfrutar!

Aliño ventresca bonito con verduras al horno

No dejes demasiado tiempo la ventresca en el horno. Es mejor quedarse corto de cocción y meterlo de nuevo en el horno si fuera necesario, antes de que se pase y se quede demasiado seca. ¡Bon appétit! 

105 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar
Leer más

Crepes de trigo sarraceno: La mejor opción sin gluten

Las crepes de trigo sarraceno, además de ser deliciosas, representan la mejor opción para los celíacos que quieren disfrutar de esta receta de origen francés con ingredientes de todo tipo. Dejando atrás la habitual masa con harina de trigo se evita el gluten e incluso se consiguen crepes más saludables.…
Receta conejo a la cerveza negra
Leer más

Conejo a la cerveza negra

Cuando piensas en una receta de conejo puede que nunca te plantees añadir un alimento como la cerveza negra. Sin embargo, es un ingrediente que combina muy bien.  Se trata de un plato muy típico de la cocina mediterránea y española, fácil de cocinar y con el que dejarás boquiabiertos…