¿Te has preguntado alguna vez cómo hacer el rebozado de calamares como en los bares? Esa textura crujiente, con el punto justo de aceite y un sabor que potencia el del calamar es difícil de imitar en casa… ¡pero no imposible!

Hoy te traemos una receta en la que tu rebozado será el punto fuerte del plato de calamares, aunque también puedes probarlo con rabas, chipirones, chocos o cualquier otro cefalópodo que te guste. Concretamente, vamos a enseñarte a preparar un pintxo de calamares rebozados en su tinta, cuyo color negro aportará elegancia y originalidad a la mesa.

Ingredientes para preparar un pintxo de calamares rebozados en su tinta

Los ingredientes para preparar una buena tapa de calamares rebozados en su tinta son:

Dos calamares enteros (o varias anillas de calamar)
125ml. de agua
100gr. de harina
1 cucharadita pequeña de sal
1 cucharadita pequeña de azúcar
4gr. de tinta de calamar
Aceite de oliva para freír.

Pasos para elaborar un pintxo de calamares rebozados en su tinta

1. Limpia y corta el calamar

Si el calamar es entero, límpialo y córtale el cuerpo en anillas. Las anillas córtalas por la mitad, formando tiras (en algunos sitios de España llamadas rabas).

2. Resérvalos en la nevera

Una vez limpios y cortados, guárdalos en la nevera. Si tu frigorífico es Liebherr no tendrás ningún problema de espacio y los calamares se conservarán en perfecto estado durante más tiempo de lo habitual.

3. Mezcla ingredientes

Por otro lado, coloca la harina en un bol y añade las cucharaditas de sal y azúcar.

4. Añade agua fría

Remueve la mezcla y añade agua muy fría, preferiblemente sacada de la nevera. Mézclalo todo hasta que la textura sea líquida.

5. Introduce la tinta de calamar

Añade la tinta a la mezcla y vuelve a remover.

6. Sumerge el calamar en la mezcla

Seca el calamar todo lo posible y sumérgelo en la mezcla. Sácalo, tápalo con papel film y vuelve a dejarlo enfriar en la nevera durante media hora como mínimo. El contraste frío de la nevera con el calor a la hora de freír hará que el rebozado sea más crujiente.

7. Fríelo con bastante aceite

Fríe con abundante aceite de oliva y en tandas de pocas tiras. Así no se pegarán entre ellas. Las placas de inducción De Dietrich te permitirán seleccionar al detalle la potencia necesaria para freír los calamares rebozados para que se doren lo justo.
En solo un minuto podrás sacar el calamar rebozado y ponerlo sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
No mantengas los calamares en el papel demasiado tiempo, ya que se reblandece la textura del rebozado.

8. ¡A comer!

¡Y listo! Sírvelos en un pintxo para un aspecto típicamente vasco o en forma de tapa. Se convertirá en el plato estrella de tu mesa y no tendrá nada que envidiar al rebozado de los bares o restaurantes.

6 Shares:
También te puede interesar
Cocina molecular
Leer más

Cocina molecular: Recetas Michelin para hacer en casa

La cocina molecular es aquella que aplica varios principios científicos en la gastronomía para conseguir recetas innovadoras. Por ejemplo, gracias a estas técnicas se consiguen texturas más espumosas, viscosas, gelatinosas… o incluso formas esféricas inverosímiles. Sin ir más lejos, el chef Ferrán Adrià ha hecho de la cocina molecular su…