La tecnología avanza y las placas de inducción están cada vez más instauradas en las cocinas españolas, aunque muchas de ellas todavía cuentan con vitrocerámica o gas. ¿Sabes cómo funcionan? Este tipo de cocinas se caracterizan por activarse mediante imanes estimulados eléctricamente, creando un campo electromagnético que genera un gran calor. Por tanto, dejan de funcionar de forma tradicional generando el calor por resistencias.

Son varias las ventajas que conllevan este tipo de placas, por lo que, si estás pensando en adquirir una, ¡sigue leyendo!

Cocinar en placas de inducción

Eficiencia energética y menor contaminación ambiental

Uno de los puntos más destacados es la eficiencia energética que generan las placas de inducción. ¿Cómo lo hacen? Aprovechando prácticamente toda la energía que consumen al cocinar. Y es que están preparadas para que apenas existan fugas de calor, debido a que solamente actúan en la superficie metálica donde se incluye el imán.

Al calentarse en menor medida (comparando con las placas vitrocerámicas y las cocinas de gas), se consume menos energía, por lo que a la larga la inversión se recupera. Además, el impacto ambiental que genera el uso de una cocina de inducción es mínimo.

Calentamiento muy rápido

Si estás acostumbrado a cocinar en una vitrocerámica o en una cocina de gas, te asombrará la rapidez de la inducción (que se calienta el doble de rápido). Éstas alcanzan temperaturas muy altas en poco tiempo, acortando el tiempo dedicado a cocinar. 

Además, a pesar de que se genera calor muy rápido, te permite controlar perfectamente la temperatura, lo que hace que los ingredientes se cocinen en su punto.

Mayor duración de la placa y facilidad de limpieza

Gracias a que no se sobrecalienta la placa, evitamos que los restos de alimentos se carbonicen sobre ella, lo que hace que la limpieza sea mucho más rápida sobre la superficie de la placa. A diferencia de las placas de gas, ésta se limpia con facilidad y no es necesario rascar la placa como sucede con las vitrocerámicas.

Además, gracias a las características anteriormente nombradas, el deterioro es menor, por lo que duran más años en un mejor estado.

Detección automática del recipiente

Si separas el recipiente del fogón, la cocina deja de generar calor, permaneciendo inactiva hasta que detecta nuevamente un recipiente sobre su superficie. De esta manera, puedes despreocuparte del derroche de energía o de dejarte el fuego encendido. 

Además, debido a la carencia de inercia, una vez apagada, el tiempo que necesita para enfriarse es mucho menor, lo que supone una gran ventaja tanto para limpiarla como para evitar posibles quemaduras.

Si quieres más información sobre placas de inducción, te recomendamos las placas de De Dietrich, que reúnen las mejores cualidades y diseño. Además, gracias a sus diferentes modelos, podrás contar con una placa adaptada a tus necesidades culinarias.

Placa de inducción De Dietrich

Beneficios para la salud

Además de los beneficios nombrados anteriormente, las placas de inducción también generan un impacto positivo en la salud de las personas. 

Cocinar en una placa de inducción es más saludable, ya que las placas mantienen una temperatura de cocción uniforme y constante. Un claro ejemplo es que la precisión de las placas de inducción te permite mantener la temperatura del aceite estable. Esto es importante, ya que si calentamos en exceso el aceite, perderá sus propiedades antioxidantes y la vitamina E. Sin embargo, si el aceite no queda suficientemente caliente, los alimentos lo absorberán más y hará que sea menos saludable.

Sin embargo, estas placas también cuentan con algunas desventajas. Entre ellas, destaca que funcionan exclusivamente con utensilios de cocina de base plana fabricados con acero o hierro ferromagnético. Por ello, no permiten la utilización de utensilios de cerámica, cobre o aluminio, que sí funcionan en otras cocinas. Además, su coste inicial es algo más elevado (tanto por la placa como por la renovación de los utensilios) y, a diferencia de las cocinas de gas, si el suministro eléctrico falla, no puedes cocinar en una placa de inducción.

Por otra parte, aunque no existen estudios que demuestren que este tipo de cocina es perjudicial, el campo magnético podría afectar a personas con marcapasos. Sin embargo, los estándares actuales funcionan con corrientes 50 veces por debajo del umbral para la estimulación del sistema nervioso central. 

Como hemos visto a lo largo del post, las placas de inducción cuentan con varios beneficios que nos hacen ver que es una muy buena opción para nuestra cocina. 

68 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar